27.11.11

La vela se deshace intensa entre mis dedos.


Como en otras veces se me escapa arena entre los dedos, fina, suave, delicada, piel…. Piel de tus noches en esta orilla, con la quietud temblorosa de un gemido apunto de salir….infinitos eternos en pocos segundos….
Y como antiguo amante escapado del tiempo escribo letras de amor, de puño, de garra, de corazón abierto y desgranado entre palabras…. a solas con el alma y con el deseo del amante…. Con la inmediatez del presente, y derribando la distancia de la vida….palabras puro deseo de presencia cercana y deseada... las que no trajo el tiempo ni el tren de la vida…

En mis manos, palabras que huelen a ti... rocío de letras con tu aroma mi preferido, sigo oliendo a ti... Más allá del olor de tu perfume, hablo del aroma de tu cuerpo, de la hembra descarnada y desgranada sobre mi lecho, de tu cuerpo princesa y de mis caricias acrisoladas bajo el fulgor de tu vientre.

Y me asomo a la ventana y está la luna nueva y parece que fuera cómplice y traviesa, confidente a oscuras de deseos y enigmas, y sobre mis manos palabras arena, que se escapan puro deseo, marea que borra huellas…
Desbordado el deseo, insatisfecha pasión, te arrastro por este incontrolable torrente de deseos, tu cuerpo prisionero de mis manos para dejarse invadir por mi cuerpo posesivo y dominante.

Danzamos en labios y piel, tratando de saciar... Mordemos como disputándonos presa... Mi boca asediando tu pecho, erguido, incitante... Tu labio sobre mi cuello…. empeñado en dejar hierro…

Mis manos te modelan, se apoderan de ti, conquistan cada una de las orillas húmedas de tu sexo... te contoneas, rasgas la piel de mi espalda con tus uñas suaves, mi boca hambrienta, cuerpo a cuerpo, tu rodilla empujando y abriendo paso entre mis muslos, oprimiendo, aprisionando mi ser sobre tu vientre...sigues en movimiento….

Recobramos aliento, cercanos y sudorosos... siento arder tu piel palpitante sobre mi ser...te amaso, te estrujo, te muestras lasciva, te escucho, te estremeces... te elevo, te envuelvo, te despliegas…. tu sexo y centro deseo solo carne incontenible..., te agitas, danzas, te clavas, te desclavas…y vuelves a empezar…., esclava del deseo desmedido y dominado el mío, hasta el delirio, puro éxtasis culminado, vertido, poseído, entregado y deseado...