13.6.10



Inventar la luz, esa que se presta a lo tenue. Pulsar las teclas del tiempo sobre la orbita de un poso de deseo. Agua sobre la frente y sobre tu mirada sembrar hoyuelos sobre tus mejillas y beber del pozo de tus ojos.

Reflejar espejos bañados de caricias, recibir el viento de frente
amurallar sensaciones en tu vientre, ceñir mi vida a ello, ceñirte a mi condición, ceñirnos a una ambición.

Renegar de lo correcto, atrapar la noche tras el vino, ubicar la sed en los pliegues de tu cuerpo, reclamar vida en cada envite, ungir deseo sobre la piel, sobre tus curvas y amordazar las sombras sobre palabras que dan vida.

…y el resto se lo dejaremos a la videncia táctil de la ceguera, al deseo intenso que solo se puede añorar, que no se puede contar, demasiado intenso contar con palabras donde zozobra la vida.

Ungir cuerpo a cuerpo, carne donde me hundo, ojos, corazón, labios…entrar y salir de sensaciones como espejo, confundir piel con piel, sangre que brilla por arterias diferentes, tersa, tensa, tesa de deseo…

…abrazos, ternura y un incandescente respirar que jadea y goza y reposa, lienzo que despliega sus alas y monet entre ellas coteja luz como aguja en el alma…

Se despliega amor.

… esquirlas que se baten palabras agitadas, forman noches que se transforman en mañanas sobre tu espalda, desde tu vientre hasta tus ojos… y mi respiración queda en calma….se esparce sobre el brillo de tus labios……