12.7.14

Esquirla anodina.

Miércoles, un  miércoles cualquiera de un agosto cualquiera…las 3 am de un Bruselas cualquiera… La ciudad disfrutaba de su letargo, los pasos y algunas risas eran el único ruido de la noche…algunos duermen, otros susurran y algunos otros se molestan del silencio…

Aquel hotel tenía una atmósfera sobre-acogedora, arropada por una incierta calidez que prestaban aquellas alfombras del averno que revestían todo en tonos rojizos intensos… pasillos pesados de silencio en un supuesto estilo Luis Xxx mezclado con azulejos árabes en un amplio muestrario de grecas inolvidables…y aquel vestíbulo de incierto aire oriental que terminaba en una especie de patio andaluz con semifuente de las mil y una noches…

Era pesado el zumbido de la noche, imperturbable el calor de aquella calma bloqueada, era ansia escapada toda aquella nocturna espontaneidad sobre todo y nada, era huida con la intención de ser ausencia… y parecía que todo y nada salía como el guion había sido preconcebido, y parecía y apareció aquel pañuelo arañando suelo…
  • .-Señorita el pañuelo va rozando el suelo!!
  • .- Gracias, no me había dado cuenta, ufff creo que ya no tiene remedio he debido barrer medio Bruselas…
Se despidió de sus amigas y comenzaron a entablar aquella conversación de ascensor típica de dos desconocidos: cómo te llamas, de donde vienes, qué haces en Bruselas… jugaron a adivinar, a desveló de casualidades, a coincididos en causalidades… a intimidades que solo los desconocidos comparten…  narraron unas horas compartidas entre noche y reflejos de aquel bar a deshoras, las copas fueron ayudando a marcar la retirada, se despidieron dentro del ascensor y al abrir las puertas ella avanzo, apoyo un pie sobre la puerta del ascensor y una mano sobre mi cara… y compuso aquel verso anodino;
  • .- Ven conmigo, me gusta lo que tus ojos dicen
Y con la otra mano tiro de mi para sacarme de aquel ascensor…

…y convirtió un beso en divo que te arranca de tu ser, erizada sensación recorriéndome sin pudor… y creció la necesidad, salvaje necesidad que nos convierte en espiral, y se embriagaron los sentidos en un asentido perdido en libido sin pudor…

…y un cúmulo de instintos fueron desvistiendo y emergiendo ansia y devoro….

…y la vida se convirtió en adición piel a piel, violencia de lenguas que buscan humedad urgente, urgencia de labios en humedades a recovecos de debilidades…

…y la desmesura aclamo ansia en fértiles embestidas, y aspiramos despropósitos en propósitos conquistados… y la gula del libido fue conquistando minutos…arañando naturaleza descontrolada que brota desde el interior…..

…y las sensaciones se convirtieron en placer, en besos a bocados, en lluvia delirio, en  playa humedecida de mar revuelto…

…y nos deslizamos por dentro, y nos deslizamos por fuera, y fuimos lengua por  espalda, y fuimos labios a temblar, y seducimos caricias en rincones sin memoria, en lascivos susurros que nos bebieron, en miradas silenciosas que nos deshicieron….

…y la impaciencia nos paladeo en insaciables, en mil provocados entre suspiros involuntarios… y fuimos un ahogado en deleite, un aprisionado frenético que ansia mas caricias…

…y nos dejamos a huellas, y saboreamos mil impregnados, y fuimos desborde de pasión, desdoble de miradas, sentir y calor, lujuria y sudor… y una gota de sudor fue a caer en el hirviente de su pecho, y una sonrisa de complicidad placer la dibujo delirante… deliciosa y delirante que delicadamente envolvió mi traspirar en su pecho….

…y nos rodeamos, y nos tentamos, y nos secamos…. Jugamos sobre piel en una danza bélica, y llegamos a la cumbre y nos besábamos en el abismo, y tatuamos delirios por toda la piel, y fuimos inexplicable existencia en un vibrar de vaivén… y fuimos dos y ratos uno….

…y caímos en un extenuado sueño, en un dormir saciable procedente de la insaciable moral del deseo… y la mañana nos trajo un mensajero de cordura, un regalo de horas en pasado, un despertar a la codicia de vivir la propia vida, a proseguir el largo camino sin mas… sin posibilidad de recordar y olvidar….

Jueves, un jueves cualquiera de un agosto cualquiera…las 3 pm de un Bruselas cualquiera… La ciudad disfrutaba de su ajetreo, los pasos apresurados de las compras, algunas risas en las terrazas…algunos hablan, otros fotografían y algunos otros se molestan sin silencio… Tengo un largo camino que recorrer…