17.7.15

Retazos de esquirlas y velas....

…. construyo tu rostro con esquirlas de luna entre adivinaciones de amor, reconstruyo tu imagen oculta al mundo para tallarte a caricias, para darte voz a besos, para temblarte en esta luz mientras trascribo…

…. construyo infinitos mientras mi sangre mece deseos, y desciendo deseos entre palabras y estaciones calladas para dejar una estela silenciosa de sonidos….

… y el deseo asalta la pureza del cuerpo, estalla al temblor de tu vientre, se agita al balanceo de tu pecho, persigue la sombra de tu lecho…

… y el deseo se agita a ritmo balanceo como un par de flamas que cuando parecen estar más fundidas apagan su calor en la desolación de su oxigeno…

… y quizás tienen más de desolación pero el balanceo me impulsa al fervor… a un mismo tiempo de dos cuerpos que son uno… a querer recorrer cada letra de tu alfabeto más íntimo, a permanecer y aprenderte entre cada vocablo que describe tu piel… a desnudarte en acento puro para dejar que todos los verbos sean lo que expresan….

…. y es precisamente esa pequeña tortura de placer la que a la vez que me lleva huir me hace regresar para estallar…. deseando que te reafirmes a mi piel para poder  profanar tu carne, para escuchar tu respiración entrecortada a ritmo de tus imposibles por cuatro….

…. y asirme al calor de tus manos, y pervertir tu incitación, y atenazarme a tu ser, y habitar en el goce de tu in_flujo indómito más extremo….

…. construí un deseo indisoluble para descíframe entre enigmas, para deshojarte despojada y enloquecer entre con_sentidos…

… estás hecha de estaciones deseo y crepúsculos amor… de infinitos a la sombra de mi lecho, de invisibles a la estala de silencios…. de susurros del alma y esquirlas de luna….

… tu piel tiene una algo de olvido donde resguardar mis ojos, tu escorzo un algo agitado que invade mi ser… tu efigie un recostado tranquilo que me empuja a tu oleaje…

…. y llueves dulcemente luna entre parpadeos, tiritas entre esquirlas entregadas en sangre deseo…. haces y deshaces como fuego que sigue creciendo… me habitas y me infiltro sangre tormenta en el oleaje de tu ser…. dos bocas que son una, dos ritmos corazón a puro desgarre, dos deseos que arden en la dulzura de la misma entraña… dos sed quemándose a pedazos de paladar y otros estallos….y ardes…ardes entre retazos de esquirlas, con todo el viento de mis velas….